¿CÓMO AFECTA MI RELACIÓN CON LA COMIDA MI IMAGEN PERSONAL?

Extracto
En este blog nos adentramos en la influencia que tiene la comida y la representación que le damos en nuestra imagen personal, autoestima e incluso a la percepción que tenemos de nosotros mismos, acompáñanos en este viaje nutritivo a nuestro interior.

A lo largo de nuestra vida las personas vamos construyendo hábitos, entre ellos la manera de alimentarnos y cómo nos relacionamos con la comida. Esta relación la empezamos a estructurar desde muy pequeños, ya que cuando éramos niños la comida no solo era el acto de nutrir y de comer alimentos que nos darían energía y nos ayudarían a crecer, sino que también nutría el vínculo con nuestros cuidadores primarios (papá, mamá, niñera, abuelos) y lo que nos entregaban a través de la comida, por lo tanto es importante empezar a cuestionarnos cómo era la hora de comer cuando éramos niños, era un momento ¿feliz?, ¿de Soledad?, ¿estrés?.

Por otra parte, es importante empezar a reconocer cuál es la función que tiene la comida en mi vida para lograr identificar mi hambre fisiológica y emocional. Con lo anterior nos referimos a que por una parte físicamente nuestro cuerpo nos envía señales de que necesita alimentarse y por otra parte al hablar de hambre emocional puede verse representada a través de los antojos o incluso en los picoteos de comida, que son alimentos que consumimos pero que por su cantidad y porque se dan esporádicamente no consideramos como comida, el hambre emocional solo nos habla de la desconexión que tenemos con nuestro cuerpo y la dificultad para distinguir entre  mis necesidades fisiológicas y  emocionales, ya que la comida a nivel emocional suple una función de castigo o de recompensa. 

Cuando nos referimos que cumple una función de recompensa puede verse cuando usamos la comida como modo de compensación, es decir, cuando siento tristeza, ansiedad, angustia o alguna emoción displacentera me como un dulce, un chocolate e incluso hay personas que llegan a atravesar por atracones de comida, a esta manera de afrontamiento se le conoce como comedor emocional ya que sus necesidades afectivas y emocionales son gestionadas a través de la ingesta de alimentos y cuando nos referimos a castigo es porque realizamos una asociación entre el acto de comer y sensaciones desagradables que se encuentran relacionadas nuevamente con experiencias primarias; Ejemplo: cuando nos obligaban a comer algo que no nos gustaba, cuando nos condicionaban a comer cierto tipo de alimentos como los vegetales y si lo hacíamos nos dejaban salir a jugar u obtenemos algo a cambio, es en estas dinámicas donde se llega a desdibujar la manera en que me relaciono con la comida.

En la edad adulta se puede ver con claridad cuando las personas tratan de hacer una dieta o cambiar sus hábitos alimenticios  ya que asocian a sentimientos de obligación, frustración, inhibición, restricción y al final se desiste del proceso porque nos confrontamos con las ideas, creencias o percepciones que tenemos frente a la comida. 

Aunado a lo anterior, la relación con la comida impacta significativamente en la manera en que me percibo a mí mismo, que se relaciona con la construcción social y cultural enmarcados en los estereotipos de belleza que determinan también la forma en que se percibe el cuerpo, estas creencias socioculturales permean las dinámicas familiares las cuales nos ayudan a construir un diálogo interno crítico o sano en relación con uno mismo, sin embargo,  en una sociedad en donde es común compararse con otras personas y fijarse estándares del cuerpo ideal favorecido por la era digital, se va  perdiendo incluso la esencia e identidad de las personas y la concepción de lo que es sano.

La relación que tenemos con la comida también impacta en el estigma que se tiene sobre el peso y el conflicto constante con la báscula tanto para bajar como para subir de peso, dichas creencias ligadas a los estereotipos enmarcan la manera en que voy a comer en busca de conectar y encajar y se nos olvida la importancia de habitarnos desde el respeto y la honra a nuestro propio cuerpo que finalmente es el vehículo de nuestra existencia.

Bibliografía:

Herrera, G. & Andrades, C. (2019). Psiconutrición aprende a tener una relación saludable con la comida. Ed. Arcopress. 

Lety & Ash (anfitrión). (3 de marzo del 2020). Mi relación con la comida [Podcast]. Se regalan dudas. Spotify. URL: https://open.spotify.com/episode/4bVAhfg4kYxpDnLyb9YqaY?si=Av5oJmUTSP2isWNe4OhhJQ%0A

  • Autora: Dra Vanessa Cuervo

Explora otros artículos

Depresión

La depresión / Una realidad 

El sentirse deprimido o triste no necesariamente significa que tengas depresión. Los momentos de duda, de cuestionamiento forman parte de la vida y de lo que nos va sucediendo en el día a día. Las emociones como la tristeza, el desánimo y la desesperación son experiencias humanas normales, sin embargo estas disminuciones en el estado de ánimo suelen confundirse con las que experimenta una persona deprimida.

Leer más »

Comienza tu camino hacia el bienestar

Permítenos ser tu guía en el camino hacia una vida más plena y feliz. ¡Contáctanos ahora!

Abrir Whatsapp
Hablemos
¿Listo para dar el primer paso hacia una vida transformada? Descubre el poder de la autoexploración y únete a nosotros en este emocionante viaje hacia el cambio personal. ¡Reserva ahora tu cita y comencemos juntos el camino hacia una versión mejorada de ti mismo!